Los inicios

Home / Humans / Los inicios
Esta es una anécdota que me gusta mucho contar y sinceramente, me emociona mucho…es el inicio de mi mas grande amor, la pasión de mi vida, mi vocación. Desde los nueve años no ha habido un día en el que me haya alejado mi interés central: la naturaleza, los animales y de pensar que puedo hacer para mejorar la situación ambiental.

Buscar la forma de hacerlo ha sido mi bendición y mi maldición al mismo tiempo: bendición por que me ha dado un sentido a la vida, maldición porque no es un tema fácil. Veo tantos actos contra la naturaleza  y a tantos niveles, desde personas maltratando a un animal a compañías haciendo todavía otra mega obra, y los gobiernos ignorando los temas más urgentes.

También mi sentimiento de búsqueda constante, que hacer, donde trabajar, es suficiente lo que hago, que mas puedo hacer…y los momentos en los que me alejo un poco, esa nostalgia constante, esa necesidad de estar cerca de los animales, de viajar…

Pero no siempre se puede…también hay que trabajar, pasar por etapas mas tranquilas…Son las etapas en las que de todas formas estoy pensando en todo esto, leyendo, viendo documentales, yendo a conferencias y por supuesto trabajando en educación ambiental, pero para mi, nunca va a ser suficiente, esa es mi maldición… Bueno, acá va la anécdota finalmente, como empezó todo…

Mi mama que es escritora y profesora de literatura siempre me contaba historias, y desde chica venia a sentarse a mi cama en las mañanas y me contaba algo. Muchas eran de la mama loca que ayudaba a los hijos a robar animales del zoológico para liberarlos (si hubiera sabido que sus historias se iban a convertir en realidad unos años mas tarde!).

Pero un día se sentó en mi cama y me empezó a contar que había gente que amaba tanto los bosques y los árboles que si alguna compañía trataba de cortarlos se encadenaban a los árboles para impedirlo. Para mí fue un momento instantáneo que cambio mí vida: esa era mi vocación, no solo estaría dispuesta a atarme a un árbol sino que quería dedicar mi vida a cuidar la naturaleza.

Así que me levante de la cama y empecé a escribir informaciones y observaciones sobre mis loras australianas y mis tortugas, y a buscar artículos de animales en mi biblioteca…Y así nació mi vocación… Tengo que decir que ese fue el día oficial, pero desde mucho antes los animales me fascinaban.

Hay una anécdota de mis padres en la que siendo prácticamente bebe, buscaba un libro de un leoncito llorando y me sentaba  a llorar por su suerte yo también, a pesar que ellos escondían el libro para evitarme ese sufrimiento!

Y por supuesto desde los seis años tenia a mis tortugas de tierra, Marylen, Dama y Pompón que adoraba, cuidaba y con las que tenía una muy buena relación, sobre todo la más grande Marylen que me seguía y respondía a su nombre.

Y mi mama siempre promovió y apoyo mi interés, mis regalos de cumpleaños eran libros y revistas sobre la naturaleza, me dejó ser voluntaria en varios lugares desde chica, me dejo hacer viajes improvisados sin oponerse y no se quejo de los miles de refugiados que traje a nuestra casa, desde arañas pollito, a monos, perros enfermos, loras y mas…pero esas son otras historias.

Author: Helena Arroyo

Amelie Delobel

Leave a Comment

POST COMMENT Back to Top

Recent Posts
Contact Us

Send us an email and we'll get back to you as soon as possible. Thanks!