El niño y el gecko

Home / Humans / El niño y el gecko
El verano pasado, en el 2012, fui educadora en las escuelas de verano del Jardín botánico de Montreal. Tuve el grupo que se dedicaba a criar insectos y otros temas entomológicos.

Tuve una experiencia que me hizo reflexionar mucho sobre el trato con los niños, los preconceptos y más.

Aquí se las cuento:

Era mi tercera vez trabajando en las escuelas de verano y seguía sintiendo que me faltaba todavía ser mas estricta con la disciplina…muchas veces me costaba conseguir el silencio y la atención necesaria para comenzar una actividad.

Había un niño que ya conocía de otros años, estuvo en los primeros grupos y al final del verano iba a estar conmigo. Yo estaba un poco preocupada, este niño se portaba no muy bien, las veces que traté de hablarle, no me gustaron mucho sus actitudes y respuestas.

Yo les preguntaba a las otras educadoras que hacer cuando estuviera en mi grupo…como manejar este niño tan difícil.

Finalmente lo tuve en mi grupo, intenté no tener preconceptos, pero se me hacia difícil saber que hacer con él. Luego de unos días me contó que criaba geckos en su casa, tenia una pareja que había puesto huevos y habían logrado incubarlos. Ahora tenían varios y además tenían otra lagartija más grande, un dragón barbudo.

A partir de este momento nuestra relación cambió…encontramos un tema en común. Hablábamos mucho de estos animales, como habían logrado criarlos y más. Los geckos leopardo vienen de las zonas áridas de India y son nocturnos. Cuando venia su mamá a buscarlo también me contaba más de esto. Decidí comprarles uno y tener mi propio reptil. Así que después de muchas charlas con ellos, y de mucho leer, llego el fin del verano.

Fui a su casa, me mostraron todos sus animales, me eligieron el macho más saludable y me ayudaron a comprar todo el equipo necesario: terrario, arena, lámparas, grillos y larvas vivas como alimento. Fui con ellos a dos animalerias, en donde pasamos bastante tiempo hablando con los vendedores que ya conocían a este niño tan interesado en reptiles. Nos dejaron sacar algunas serpientes de los terrarios, nos mostraron todo.

Llegue finalmente a mi casa, instalé mi gecko, y hasta el día de hoy aquí lo tengo…siguiendo las indicaciones de esta familia de expertos. Mi gecko a veces me hace huelgas de hambre…solo quiere larvas de escarabajos y rechaza los grillos y demás. Me han dicho que es el equivalente a un niño queriendo comer solo papas fritas. Yo sigo intentando…de todas formas se lo ve bien en salud y con una buena reserva de grasa en la cola.

Volviendo a este niño, el último día de nuestras actividades me escribió en un mensaje que yo era la mejor educadora que había tenido en su vida! Hasta el día de hoy los veo a él y a su mamá en el jardín y nos quedamos hablando largo tiempo, de reptiles, del futuro de científico de este chico y más…Los geckos nos unieron…

Author: Helena Arroyo

Amelie Delobel

Leave a Comment

POST COMMENT Back to Top

Recent Posts
Contact Us

Send us an email and we'll get back to you as soon as possible. Thanks!