México

Home / Humans / México
Siempre quise visitar México. Mis primeras ideas del país venían de ver “El Chavo del ocho”, de su vida de vecindad y de los comentarios de los otros personajes de Chespirito. Mis preferidos: “No estamos locos tu y yo” y “Dígame Licenciado…Licenciado”, que sigo usando hasta el día de hoy y que vienen tan bien en  ciertos casos. Si pasaron su infancia viendo “El Chavo”, saben a qué me refiero.

Luego fue la primera novela que vi en mi vida: “Verónica” con Verónica Castro, era la primera de una larga lista de veces en que la empleada doméstica se enamoraba del patrón rico. Espero que las novelas evolucionaron con el tiempo, yo ya no las veo hace mucho.

Los años fueron pasando y los intereses también, los programas de TV fueron seguidos de películas mexicanas muy buenas: “Amores perros”, “Y tu mamá también” y tantas otras. Mis estudios en Culturas Aborígenes me hicieron seguir admirando este país con tan rica historia y con ruinas tan majestuosas.

Llegando a Montreal me hice mis primeros amigos en la escuela de francés, y entre ellos, mi primera amiga en Montreal: Graciela, de México.

Ella me hizo descubrir la comida de su país, los caramelos picantes y las diferencias en el lenguaje. Después de años de amistad con ella y otros mexicanos puedo decir que domino su idioma…no necesito leer los subtítulos de las películas, como debían hacer otros amigos de Argentina!

Acostumbrarme a los chiles y picantes me llevó tiempo. Recuerdo que el primer caramelo recubierto de chile con azúcar que probé no lo logré terminar. Ahora ya no me hacen ningún efecto. Las salsas picantes de mole de chocolate siguen siendo una de mis preferidas.

Una de mis exposiciones preferidas en el Museo de Bellas Artes de Montreal fue la de arte mexicano. Admiro tanto a Frida Kahlo y Diego Rivera!

Finalmente pude visitar mi querido México por primera vez en el 2007.

Llegué a Veracruz a la casa de mi amigo Ricardo, compañero de clase Universidad Concordia, en Montreal. También visité mis amigas que conocí en el curso que hice en Cuba, en el 2005: Dulce, Carlina y Aleja. Recorrí en total once estados mexicanos en cinco semanas usando varios métodos de transporte: autos, autobuses, barcos, avión, hasta mulas!

Fui a Baja California Sur con Beatriz, una amiga suiza que conocí cuando trabaje en Tadoussac como guia de los barcos de ballenas. Fue complicado organizar tantos encuentros pero todo salió bien.

Veracruz

Al principio del viaje, una noche, en Nanciyaga, cerca del lago Catemaco participamos a una ceremonia de purificación que se hace en un temascal. Es un lugar cerrado parecido a un gran horno para hacer pan. Un chaman dirigía la ceremonia.

Entraban rocas volcánicas recién sacadas del fuego a la que les vertían agua. Esto hacia una gran cantidad de vapor caliente al que le agregaban hierbas aromáticas. No había ninguna luz. Era un poco difícil de respirar y la segunda vez que entraron piedras calientes pedí permiso para acercarme a la puerta y respirar un poquito de aire frío del exterior.

Nunca me coincidiré claustrofobia por suerte, y esta no es una experiencia para uno de ellos! Al final caminamos descalzos por un camino en la selva y nos bañamos en un manantial antes de cenar.

En casa de Ricardo había muchos perros, yo me ofrecí a vigilar el nacimiento de cachorros de Boston terrier, pero finalmente demoraron tanto que ya no los vi.

Chiapas

Con él también visitamos varios lugares en Chiapas: San Cristobal de las Casas, las ruinas de Palenque, las de Bonampak, el majestuoso Caños del Sumidero y el pueblo de San José de Chamula, con su iglesia tan particular. Es un templo católico, pero los indígenas le dan sus propias características llenándolo de espejos y de velitas en el suelo.

Distrito Federal

En el Distrito Federal visité los museos de arte, la casa de Frida Kahlo en Coyoacan, el Palacio Nacional con la historia mexicana pintada por Diego Rivera. Me pareció tan hermoso que necesite bastante tiempo para mirarlo. La gente me resultó increíblemente amable. Visité el Museo de Antropología, y al exterior estaban los voladores de Papantla.

Es una tradición artística de los aborígenes de esa zona que se tiran de un alto poste, atados de los pies y girando hasta que llegan al suelo.

Yo estaba perdida en estado constante y necesitaba ayuda para ubicarme. Creo que en un solo día en el DF les pregunté direcciones a unas 50 personas, que me respondieron con mucha paciencia.

Mis amigos me decían que todo era peligroso, pero a mi me costaba entender como podía ser, la gente es tan simpática! Yo volvía de noche a Texcoco desde la capital, totalmente relajada, hasta durmiendo a veces. Solo le pedía a la persona que tuviera al lado que me avisaran en la estación de Texcoco, para estar segura que no me pasara de parada.

El parque antropológico de Teotihuacan, con sus pirámides imponentes a los lados de la Avenida de los Muertos, es uno de los más grandes y mejor conservados del mundo.

Texcoco y San Luis Potosí

Ya con Dulce, y desde Texcoco, salimos a recorrer otros estados. En la zona rural de San Luis Potosi visitamos una casa de gente amiga de ella, que nos ofrecieron un almuerzo de pavo (sus guajolotes). Me impresionó porque a pesar de la insistencia que no se molestaran, la joven mujer de la casa agarró uno de los pavos que estaban comiendo maíz a nuestros pies, le acaricio el cuello suavemente y se lo retorció en un solo movimiento. Sin ninguna violencia, tan rápido y tranquilamente que me sorprendió. Ojala todos los animales destinados al consumo humano tuvieran una muerte tan apacible. Hicieron una de sus famosas salsas con docenas de ingredientes y chiles diferentes y al poco tiempo ya estaba todo listo. Los otros pavos seguían dando vueltas cerca nuestro, como si nada.

Visitamos el parque de Xilitla del artista Edward James, un parque lleno de esculturas, puentes y escaleras inspirados en la obra de Dalí. Era como estar en un sueño surrealista.

Querétaro

Aquí vimos los acueductos históricos, visitamos parques y mercados y partimos hacia el próximo estado

San Miguel Allende en Guanajuato

En San Miguel Allende me enamoré de los mercados de artesanías, sentía que si hubiera sido posible, los hubiera envuelto en una tela y me los hubiera llevado a mi casa!

Me fascino sobre todo ciertos elementos de la cultura popular, como las estatuillas de calaveras tan bien vestidas que llaman Catrinas. Son uno de los símbolos de las fiestas de los muertos que celebran cada 2 de noviembre.

Algunas galerías tenían cientos de ellas, hasta algunas vestidas de novia. También visitamos el famoso museo de las momias de Guanajuato, cadáveres disecados de niños y adultos, Los cadáveres de más de 100 años se momificaron por las condiciones del suelo en el cementerio en donde estaban.

Michoacan

Desde Morelia fui a visitar el Santuario El Rosario de mariposas monarcas. Estos insectos migradores pasan el invierno en los bosques altos de la región. Se las ve de a cientos de miles posadas en los árboles. Me enojé un poco con la gente que las tocaba a pesar que estaba escrito que no se debía hacerlo.

Mi espíritu de guardazoo salió enseguida. Finalmente traté de encontrar un lugar tranquilo para observarlas. En Morelia pasé la navidad con mi amiga Dulce y su encantadora familia. Visitamos fábricas de dulces típicos de la región, y probamos muchos también.

Fuimos a Patzcuaro y a la isla Janitzio, donde veíamos a los pescadores con sus redes en forma de mariposa.

Puebla

En Puebla visitamos la ciudad, el templo de Cholula y el famoso Zoo Africam con Aleja, que era una ex empleada, así que tuvimos visita VIP y hasta me dejaron darle de comer a los canguros rojos y a los wallabies en la región australiana.

También hicimos la visita nocturna y vimos el programa de educación ambiental.

Baja California Sur

En Baja California, con Beatriz, traté de ver las ballenas grises en uno de los tours pero era demasiado pronto en la temporada, solo vimos las ballenas jorobadas.

Como yo acababa de terminar mi contrato como guía ballenera, y no había nadie que explicara nada en el barco, tomé el micrófono y explique lo que estábamos viendo. Al final del viaje el dueño del barco me ofreció trabajo! No acepté ya que el salario era un cuarto del que me pagaban en Québec.

Vivimos tantas aventuras inolvidables con todos mis amigos y definitivamente descubrí los colores de México con los que tanto había soñado. Releyendo lo que escribí y mis diarios del viaje, me doy cuenta que es imposible hacerle justicia a todo lo que vi, a lo bien que recibieron mis amigos y a cuanto disfruté estar allí…esto es un pequeño resumen.

Volví a la zona de la Rivera Maya en el 2011 en donde descubrí la fauna marina, los cenotes y la selva. Me quedan varios viajes pendientes…

Lo que no cambia, poco importa la región de México que se visite es la calidez humana, la comida picante, la música de mariachis y mi amor por el país!

Author: Helena Arroyo

 

 

Amelie Delobel

Leave a Comment

POST COMMENT Back to Top

Recent Posts
Contact Us

Send us an email and we'll get back to you as soon as possible. Thanks!